Los primeros anillos de compromiso comenzaron en la antigua roma. Una vez se formalizaba una relación con promesa de futuro matrimonio se entregaba un anillo de marfil o hierro que hacía oficial la unión. El uso del anillo en el dedo anular de la mano izquierda tiene una historia irreal pero muy romántica, se dice que dicho dedo tiene una vena llamada “amoris” que va directa hasta el corazón.

También se considera que el dedo anular representa la pareja, y si unes las palmas de tus manos, y cruzas tus dedos corazón, podrás separar los meñiques, los índices y pulgares pero los anulares no. (inténtalo)

Los primeros anillos de compromiso comenzaron en la antigua roma. Una vez se formalizaba una relación con promesa de futuro matrimonio se entregaba un anillo de marfil o hierro que hacía oficial la unión. El uso del anillo en el dedo anular de la mano izquierda tiene una historia irreal pero muy romántica, se dice que dicho dedo tiene una vena llamada “amoris” que va directa hasta el corazón.

También se considera que el dedo anular representa la pareja, y si unes las palmas de tus manos, y cruzas tus dedos corazón, podrás separar los meñiques, los índices y pulgares pero los anulares no. (inténtalo)

Los primeros anillos de compromiso comenzaron en la antigua roma. Una vez se formalizaba una relación con promesa de futuro matrimonio se entregaba un anillo de marfil o hierro que hacía oficial la unión. El uso del anillo en el dedo anular de la mano izquierda tiene una historia irreal pero muy romántica, se dice que dicho dedo tiene una vena llamada “amoris” que va directa hasta el corazón.

También se considera que el dedo anular representa la pareja, y si unes las palmas de tus manos, y cruzas tus dedos corazón, podrás separar los meñiques, los índices y pulgares pero los anulares no. (inténtalo)

En 1477, el archiduque Maximiliano de Austria mando fabricar un anillo de oro con diamantes para conquistar a su enamorada, la duquesa Mary de Bungundia y lo consiguió, poco tiempo después su amor de hizo oficial y se casaron.

Napoleón Bonaparte también fue un romántico, le regalo a su esposa Josephine un anillo con zafiro azul y diamantes formando un corazón para demostrarle su fidelidad y amor.

Estas románticas historias se popularizaron y hoy en día es vital para toda relación de pareja con planes de enlace matrimonial.

En 1477, el archiduque Maximiliano de Austria mando fabricar un anillo de oro con diamantes para conquistar a su enamorada, la duquesa Mary de Bungundia y lo consiguió, poco tiempo después su amor de hizo oficial y se casaron.

Napoleón Bonaparte también fue un romántico, le regalo a su esposa Josephine un anillo con zafiro azul y diamantes formando un corazón para demostrarle su fidelidad y amor.

Estas románticas historias se popularizaron y hoy en día es vital para toda relación de pareja con planes de enlace matrimonial.

En 1477, el archiduque Maximiliano de Austria mando fabricar un anillo de oro con diamantes para conquistar a su enamorada, la duquesa Mary de Bungundia y lo consiguió, poco tiempo después su amor de hizo oficial y se casaron.

Napoleón Bonaparte también fue un romántico, le regalo a su esposa Josephine un anillo con zafiro azul y diamantes formando un corazón para demostrarle su fidelidad y amor.

Estas románticas historias se popularizaron y hoy en día es vital para toda relación de pareja con planes de enlace matrimonial.

No es de extrañar que el diamante sea la piedra elegida para coronar el anillo de compromiso. Un diamante se considerada la piedra estrella de la alta joyería.

En el 1947 la venta de diamantes se disparó gracias a un publicista americano, Frence Gerety, que publico el eslogan (un diamante es para siempre), frase reconocida como el mejor eslogan del siglo XX y presente en muchos a día de hoy.

Cada vez es más frecuente ser testigo de las originales y románticas peticiones de matrimonio a través de las redes sociales. Junto a los novios, el anillo, también es protagonista de este momento tan especial y decisivo.

Cuéntanos tu experiencia...

No es de extrañar que el diamante sea la piedra elegida para coronar el anillo de compromiso. Un diamante se considerada la piedra estrella de la alta joyería.

En el 1947 la venta de diamantes se disparó gracias a un publicista americano, Frence Gerety, que publico el eslogan (un diamante es para siempre), frase reconocida como el mejor eslogan del siglo XX y presente en muchos a día de hoy.

Cada vez es más frecuente ser testigo de las originales y románticas peticiones de matrimonio a través de las redes sociales. Junto a los novios, el anillo, también es protagonista de este momento tan especial y decisivo.

Cuéntanos tu experiencia...

No es de extrañar que el diamante sea la piedra elegida para coronar el anillo de compromiso. Un diamante se considerada la piedra estrella de la alta joyería.

En el 1947 la venta de diamantes se disparó gracias a un publicista americano, Frence Gerety, que publico el eslogan (un diamante es para siempre), frase reconocida como el mejor eslogan del siglo XX y presente en muchos a día de hoy.

Cada vez es más frecuente ser testigo de las originales y románticas peticiones de matrimonio a través de las redes sociales. Junto a los novios, el anillo, también es protagonista de este momento tan especial y decisivo.

Cuéntanos tu experiencia...